Más de un 5% de la población española es ludópata. En Ciudad Real y Toledo, la asociación “Ludópatas Asociados en Rehabilitación de Castilla-La Mancha” ayuda a aquellos que tienen problemas con el juego y a sus familiares.

La ludopatía está reconocida como una enfermedad y muy grave. En España afecta  a más de un 5% de la población, es decir, a más de un millón y medio de personas, lo que ocasiona que existan numerosas familias arruinadas y desestructuradas a causa de la adicción al juego.

Por ello, asociaciones como LARCAMA (Ludópatas Asociados en Rehabilitación de Castilla-La Mancha) son necesarias para ayudar a enfrentar esta enfermedad y rehabilitarse. “La ludopatía no tiene cura, es algo para toda la vida”, asegura Guillermo Mateo, secretario de LARCAMA. “Lo que hacemos es reeducar la mente, para enseñarla a convivir con el juego”.

Más de mil socios constituyen esta asociación, donde los jugadores rehabilitados sirven de modelo para aquellos que están inmersos en el proceso. Las terapias individuales y especialmente en grupo para enfermos y familiares, son la clave para luchar contra esta enfermedad. Estas terapias son muy enriquecedoras, pues en ellas los afectados “ponemos experiencias en común, apoyándonos unos a otros”, dice Guillermo.

Todo ello para luchar contra una enfermedad cuyos datos son preocupantes, y que según los expertos podría llegar a considerarse un problema de salud pública.

838 View